Menu
Menu

Futuro sostenible

Los formatos monouso, cada vez más demandados  en los mercados emergentes, contribuirán significativamente a la sostenibilidad

La sociedad se enfrenta a inmensos retos. La población mundial alcanzará los 9.000 millones de personas en 2050, lo que supondrá un formidable incremento de la demanda de bienes y servicios con escasez de recursos. En las próximas décadas la sostenibilidad medioambiental será un foco permanente de preocupación. Por tanto, el desarrollo de nuevos productos y la innovación deben tener en cuenta las prioridades sociales, ambientales y económicas. Para su ejecución habrá que involucrar a toda la cadena de valor: suministradores de precursores y materias primas, formuladores, distribuidores y consumidores.

La sustitución de los fosfatos a partir de 2017 es el mayor desafío tecnológico al que se ha enfrentado la industria

Por ejemplo, los formatos monouso, cada vez más demandados en los mercados emergentes, contribuirán significativamente a la sostenibilidad. Lo mismo ocurrirá con la utilización de nuevos biomateriales, que mejorarán aún más la ya excelente biodegradabilidad de las cápsulas hidrosolubles.

Hasta ahora, los fosfatos han jugado un papel esencial en los detergentes multifuncionales para el lavado de vajilla a máquina. Pero en 2017 entra en vigor una nueva legislación europea que los elimina. Su sustitución, con los niveles de eficacia alcanzados hoy día es el mayor desafío tecnológico al que se ha enfrentado la industria desde los inicios en esta categoría.